jueves, 30 de julio de 2015

Creatividad, un apasionante enigma


La palabra creatividad es realmente muy abarcativa y no se limita solo a los grandes compositores o artistas en sus diversas expresiones, sino que es una herramienta fascinante que esta al alcance de todos, obviamente que muchas personas tienen una carga genética con un predominio de talento y virtuosismo que facilitara notablemente su desempeño, de todas formas el talento puede ser condición necesaria, pero no suficiente debido a que siempre tiene que existir una disciplina que sustente y desarrolle ese potencial.
En una entrevista a Paco de Lucía el hacia referencia a que muchas personas engrandecen el virtuosismo y dejan de lado todo el esfuerzo y trabajo que el artista realiza, no descartaba el talento, pero ponía mayor énfasis en esa parte no visible de constante dedicación en el instrumento.
El objetivo del artículo es indagar sobre la creatividad que cada uno de nosotros podemos desarrollar en base a las posibilidades y recursos que disponemos sin estar pendientes u obsesionados por la perfección del resultado final, anulando el disfrute del proceso y muchas veces generando el resultado inverso, recordar la frase, lo mejor es enemigo de lo bueno.
Otro aspecto que me parece importante es no caer en las comparaciones, si bien es normal tener influencias o referentes, creo que lo más importante es elegir el camino que implique ser uno mismo, y esto no es tarea fácil, requiere de mucha introspección emocional para poder plasmar ese sentir único que todos tenemos y transformarlo en ARTE.
uno de los aspectos mas trascendentes es cuando logramos esa apasionante conexión y comunión con el instrumento, ese momento único y sublime en el que la mente se encuentra en una absoluta quietud y la creatividad puede fluir sin obstáculos, que paradójicamente desde la función neurológica el cerebro esta realizando un trabajo extenuante.
(Pablo Bartolomeo).

    Para  quienes les interese profundizar sobre el tema les dejo el título de algunos libros.

Lecciones de vida, el arte como esperanza (Yehudi Menuhim)
El sonido es vida, el poder de la música (Daniel Barenboim)
Free Play (Stephen Nachmanovitch)
La música y la mente (Anthony Storr)
El espíritu creativo (Daniel Goleman, Paul Kaufman y Michael Ray)
La transformación de la educación musical (Violeta Hemsy de Gainza)
El cerebro y la música (Daniel J. Levitin)
La música y el cerebro (Jean-Paul Despins).